.

La Empresa Municipal de la Vivienda probó su último experimento arquitectónico en la Calle Hortaleza 76 con un edificio de cinco metros de ancho. El novedoso edificio rompe totalmente con la estética de los edificios de Chueca pero eso es lo que lo hace tan especial.

El piso- experimento de la EMV en Chueca
La combinación de acero, madera y cristal es perfecta.


El piso- experimento de la EMV en Chueca

En total son solo diez viviendas que se construyeron sin apneas ladrillos y que se consiguió hacer en un tiempo récord porque se construyó como si fuera un mecano. Pieza sobre pieza.

El piso- experimento de la EMV en Chueca
Los afortunados que viven allí solo pagaron 90000 y 120000 euros por 1 y dos dormitorios respectivamente. Que suerte.
.